Mi Ciudad

Una tarde de cuentos y goles: el encuentro de ‘El Pibe’ con Alberto Salcedo Ramos

Una tarde de cuentos y goles: el encuentro de ‘El Pibe’ con Alberto Salcedo Ramos.  Al menos 50 niños, entre los 2 y 5 años de edad, cada uno de ellos con la característica peluca de risos rubios, recibieron en la tarde de ayer al futbolista Carlos ‘El Pibe’ Valderrama quien, junto a su esposa Elvira Redondo y el escritor y periodista Alberto Salcedo Ramos, visitaron la Fundación El Caracolí, de Yumbo, donde se brinda desde hace 10 años atención integral de primera infancia a un total de 836 niños procedentes de los barrios más populares de este municipio del Valle.

La visita del emblemático jugador de la selección Colombia obedeció a una invitación especial del Caracolí, en la cual le pidieron ser la imagen de la campaña ‘Héroes de la Infancia’, iniciativa con la que buscan motivar al sector privado y público de la región para apoyar y vincularse con esta fundación que es modelo a nivel nacional en desarrollo infantil.

Para María Elisa Korgi, directora de la Fundación El Caracolí, “‘El Pibe’ Valderrama es nuestro primer héroe de la infancia y con él queremos llamar la atención sobre la labor que estamos haciendo por la primera infancia en los municipios de Yumbo y Vijes; buscamos que las empresas, industrias y las entidades públicas también sean héroes de la infancia para estos niños y muchos más que se podrán beneficiar con sus aportes”.

“Cali y el Valle me brindaron un apoyo muy valioso en mi carrera, ahora esta fundación me está dando la oportunidad de devolver un poco del amor que yo recibí, por eso siempre que vuelvo a esta tierra, vengo como se dice, en bicicleta”, expresó el ídolo.

Por su parte, Salcedo Ramos moderó una charla sobre la vida de Valderrama y su maravillosa carrera futbolística, y para iniciar destacó que: “El Pibe no solo es uno de los mejores jugadores que ha dado Colombia al mundo, sino que es una de las mejores personas de su generación, a través de su carrera y con su personalidad promueve los valores que necesitamos en nuestro país”.

En un pase a pase de anécdotas entre el escritor barranquillero y el jugador samario se construyó la imagen de un héroe de melena rubia que, después de 15 años de haberse retirado de las canchas, no deja de inspirar a todas las generaciones de colombianos. Compartimos algunos fragmentos de este diálogo futbolero.

Estas son algunas frases de los protagonistas:

Carlos ‘El Pibe’ Valderrama:

“Siempre usé el número 12 en mis anteriores equipos, como en el Deportivo Cali, pero cuando entré a la Selección y pedí mi camiseta con ese número, el profe Maturana me dijo: ‘No señor, usted va a ponerse la 10, aquí el que manda soy yo'”.

“Higuita era un loco, sin importar dónde jugáramos, él siempre me divertía porque me hacía sentir que aún estábamos jugando con la misma alegría del barrio”.

“A los 15 años fui seleccionado entre 300 aspirantes para entrar al equipo Unión Magdalena, fue una gran alegría, aunque el primer año no jugué un solo partido, me la pasé de paseo y en la banca”.

“En la Selección Colombia nos concentrábamos por uno o dos meses para prepararnos con miras a algún partido. Yo creo que por eso no solo fuimos compañeros, sino que con los años nos fuimos convirtiendo en una familia. Todavía nos encontramos con mis excompañeros para jugar en partidos de exhibición. Y ahora que tenemos menos responsabilidad, al acabarse los partidos la pasamos más bacano que antes”.

Alberto Salcedo Ramos:

“‘El Pibe’ Valderrama es híperfamoso, porque así como los niños lo aman aquí en Yumbo, también sucede en Buenos Aires. De modo que para mí es un embajador del deporte en todo el mundo, es un deportista que no solo le hizo bien al deporte, sino a todo el país”.

“La vida del futbolista es corta, pero, cuando se retira, queda todo un resto para recordar lo que pasó por poco tiempo en una cancha, por eso me impresiona la memoria que tiene ‘El Pibe’ para recordar las fechas, lugares y nombres de todos los jugadores que conoció”.

“’El Pibe’ y yo somos de la misma generación, él nació en el año 61 y yo en el 63, con él supe lo que era ver a Colombia en un mundial, ya que antes de la Copa Mundo Italia 90 en nuestro país estábamos resignados a ser una selección perdedora que no tenía más motivo de celebración
que un empate”.

“Admiro que ‘El Pibe’ nunca permitió que los utileros le embolaran sus guayos, desde niño y hasta cuando era un jugador estrella cargaba los suyos y los embolaba él mismo porque eran su medio de sustento y respetaba a ese nivel tan alto su profesión”.

Acerca del Autor

conexion

conexion

Adicionar comentario

Dar click aqui para hacer un comentario