Saber vivir

9 Valores falsos que la sociedad moderna trata de imponernos

9 Valores falsos que la sociedad moderna trata de imponernos. En la infancia piensas que al crecer finalmente podrás hacer lo que realmente quieras. Pero al llegar a la adultez, notas que todos están interesados ​​en tu vida. Tus padres piden que les des nietos, tus amigos te recomiendan abrir un negocio propio y los fabricantes de todo tipo de artículos necesitan que esta temporada uses una falda con estampados de leopardo y compres un iPhone 10. Además, casi todos te dicen cómo vivir correctamente, porque es lo que “se debe” y lo que “todo el mundo hace”.

Es molesto hablar de eso, pero casi todos nosotros, al menos una vez, caímos en tales trampas psicológicas y empezamos a pensar de la manera que nos impusieron.

1. “Una persona exitosa debe tener un automóvil, un departamento y el último modelo de iPhone”

En la sociedad moderna, se promueve activamente la vida por placer, que se basa en la compra de nuevos gadgets, perfumes “mágicos” o, en el peor de los casos, sartenes con revestimiento antiadherente. Al mismo tiempo, se nos está imponiendo un modelo del comportamiento de un niño que quiere un juguete nuevo ya (exactamente esta palabra está incluida en la mayoría de los textos publicitarios).

No importa que, debido a la compra de un iPhone del último modelo, uno tenga que comer fideos durante un año entero, y un todoterreno costoso estará parado en el garaje porque no hay dinero para su mantenimiento. Lo importante es aparentar que todo está bien frente a la sociedad.

2. “¿Por qué soy menos que una estrella de televisión?”

Hoy en día, los psicólogos identifican un fenómeno de imitación del estilo de vida de otros grupos sociales. En otras palabras, son intentos de ser como las estrellas de televisión y los hombres de negocios que tienen suficiente dinero para cualquier capricho.

Está claro que una niña de un pequeño pueblo no tendrá efectivo para un verdadero vestido de alta costura, unas vacaciones elegantes en las Maldivas o ponerse unos implantes en los senos en una costosa clínica suiza. El problema es que inconscientemente se considerará peor que cualquier diva en la portada de una revista y, con el paso de los años, tendrá un fuerte complejo de inferioridad.

3. “No puedo vivir sin Instagram”

Aquí todo es simple: cuantas más fotos bonitas tengas en las redes sociales, mejor y más exitoso eres. Al menos, en la opinión de quienes no tuvieron la suerte de irse de vacaciones este año o no tienen suficiente dinero para ir a un restaurante caro.

Los psicólogos tienen una opinión diferente al respecto. Creen que aquellas personas a quienes les gusta mostrar sus vidas adquieren cualidades narcisistas, y los visitantes de sus páginas pueden comenzar a sufrir envidia banal e incluso deprimirse al ver sus fotos.

4. “Hago mi mejor esfuerzo para ser una buena mamá”

Si no estás cansada, no eres una madre. Bajo este lema viven muchas mujeres después del nacimiento de un niño. Especialmente si son lectoras leales de revistas de corazón, en cuyas páginas se publican un montón de consejos sobre desarrollo y crianza.

Al mismo tiempo, esta madre modelo a menudo no tiene tiempo suficiente para sí misma, y ​​los maestros y psicólogos ya alarman que, debido a la sobreprotección de los padres, los niños de hoy no pueden tomar decisiones por sí mismos y no saben concentrarse en sus estudios.

5. “Es vergonzoso ser cocinero o costurero”

A lo largo de los años, en nuestra sociedad se ha formado la opinión de que una persona sin educación superior pertenece a la “casta inferior”, mientras que uno que recibe un diploma se convierte automáticamente en un excelente especialista, ante el cual se abren las puertas de las empresas más prestigiosas.

Como resultado, perdemos casi por completo el respeto por el trabajo manual. Pocos de los estudiantes de hoy declaran abiertamente que quieren convertirse en costureros o electricistas.

6. “Espero ya mi primer millón”

Muchos de nosotros no estamos preparados para desarrollarnos en nuestra carrera y ganar una reputación de buen especialista. Es mucho más fácil acudir a uno de los entrenamientos que se han multiplicado en la red, en donde te dicen lo malo que es “trabajar para otra persona” y te aconsejan que escapes de una oficina.

Debido al deseo de éxito rápido impuesto por la sociedad, las personas no se convierten en profesionales en su trabajo. Saltan de un empleo a otro con la esperanza de que, al menos en algún lugar y sin ningún esfuerzo, obtengan mucho dinero y reconocimiento de todos.

7. “Dos horas frente al espejo y el maquillaje natural está listo”

Las pobres mujeres están ahora literalmente entre la espada y la pared. Parece que la belleza natural está de moda, y que te puedes mantener con un mínimo de productos cosméticos. Pero, al mismo tiempo, se nos enseña que ser bella es estar al tanto de las últimas tendencias y poder aplicar los cosméticos casi al nivel de un artista profesional.

No es de extrañar que, en los últimos años, cada vez más mujeres rechacen la “tiranía del maquillaje”, no se avergüencen de su belleza natural y, al mismo tiempo, ahorren tiempo frente el espejo.

8. “¿A dónde fuiste este año?”

Te sentirás incómodo si tienes que responder que a ninguna parte. O que, por quinta vez consecutiva, pasaste tus vacaciones en tu país favorito. O (aún peor) compraste el tour más barato.

Todo esto gracias a la moda surgida espontáneamente de viajar y la competencia no oficial de “quién visitó más países”. Vacaciones en India, un fin de semana en EE. UU., capacitación empresarial en las Maldivas, todo para obtener la mayor cantidad de impresiones y publicar fotos hermosas en Instagram.

9. “Lo más importante es tu comodidad. Los problemas de otras personas no tienen que preocuparte”

Imagina que te doblaste una pierna, caíste justo en medio de una calle concurrida y te lesionaste el brazo. Ahora intenta adivinar cómo reaccionarían los peatones a eso. En el mejor de los casos, te evitarían, y en el peor, te filmarían con el teléfono. Y no contentos con eso, mirarían mal a quien quisiera ayudarte: ¿para qué se involucra? ¿Está realmente dispuesto a perder su precioso tiempo con alguien torpe que ni siquiera conoce?

Y parece que actuar así puede ser más fácil y natural que ayudar a alguien que lo necesita. Sin embargo, hoy está de moda la indiferencia hacia los demás.

Tomado de genial.guru.com

Acerca del Autor

conexion

conexion

Adicionar comentario

Dar click aqui para hacer un comentario